domingo, junio 30, 2013

ATARDECER CON AGUACERO... Y VICEVERSA

 
 
 

Dos soles

 
 
 
El regalo de la tarde de hoy, que comparto con quienes visitan este blog



1 comentario:

Andrea Carolina Muñoz dijo...

Y qué regalo tan maravilloso. ¿Cómo no considerar al sol como un dios si se muestra así una tarde de lluvia? ¡Bellísimo! Gracias por compartirlo.